jueves, 22 de noviembre de 2012

Consejos para mejorar tu servicio.

Aquí os dejo algunos consejos para mejorar este apartado tán importante para nuestro juego.


1. La casa se construye desde los cimientos y el saque desde los pies.
Hay que colocar el pie de atrás (el derecho para los diestros) paralelo a la línea de fondo y el pie de delante en diagonal hacia la red, como si quisiéramos apuntar con la punta de nuestro pie izquierdo al poste de la red.

2. Balancear el cuerpo de forma coordinada.
El servicio empieza con todo el peso del cuerpo en el pie de delante (el izquierdo en el caso de los diestros), posteriormente el peso pasa al pie de atrás y, en el momento del impacto, el peso de todo el cuerpo vuelve a estar en el pie de delante para proyectarlo encima de la pelota y darle el máximo de fuerza. Hay que practicar esta secuencia de balanceo delante-detrás-delante. Es más importante el ritmo y la coordinación de este movimiento que la velocidad.

3. Usa la empuñadura continental.
Para tenerla, coge la raqueta como si fueras a clavar un clavo con el marco.


4. Debemos ser capaces de lanzar la pelota recta hacia arriba
, de modo que manteniendo el brazo izquierdo extendido, sin moverlo ni mover el cuerpo, la pelota caiga en nuestra mano.

5. Hay que tirar la pelota bien delante de tu cuerpo y lo más alta posible. El brazo derecho sube hasta detenerse con el codo, formando línea recta con el hombro.

6. Flexionar las piernas para saltar hacia arriba. La espalda se arquea, usando los lumbares y abdominales para añadir potencia al servicio. Un buen ejercicio para aprender la mecánica de saltar y flexionar hacia arriba las piernas en el momento del servicio consiste en colocar un pequeño obstáculo delante de nosotros. Nos puede servir una hilera de pelotas de tenis o el mango de una raqueta. Hemos de tratar de saltar por encima del obstáculo al sacar.

7. El movimiento debe ser fluido. Evita pararte en cualquier fase del movimiento del saque.

8. Aguantar el brazo izquierdo arriba. Además de lanzar la bola y ayudarnos a mantener el equilibrio, nos sirve para obligarnos a mantener el brazo arriba hasta después de haber golpeado la pelota en el saque y así tratar de golpearla lo más alta posible. Cuanto más arriba impactemos, mayor ángulo de tiro conseguimos y menores posibilidades de que nuestro saque acabe en la red.

9. Saltar hacia arriba y caer hacia delante. Hay que saltar para ganar unos centímetros antes de impactar a la pelota. El impulso se coge flexionando las dos piernas. Lo normal es caer con el mismo pie (el izquierdo en el caso de los diestros). Terminamos con el cuerpo totalmente inclinado hacia delante, después de haber puesto todo el peso del cuerpo en el saque.